jueves, 31 de mayo de 2012

DIEGO FONSECA, EDITOR DE SAM NO ES MI TÍO, EN BOGOTÁ

DIEGO FONSECA EDITOR DE SAM NO ES MI TÍO EN BOGOTÁ
Queremos invitarlos a la presentación de este trabajo de crónica reunido por el escritor argentino Diego Fonseca y Aileen El-Kadi, con grandes firmas latinoamericanas.




Veinticuatro crónicas migrantes y un sueño americano
Editado por: Diego Fonseca y Aileen El-Kadi
Con crónicas de: Jorge Volpi, Santiago Roncagliolo, Edmundo Paz Soldán, Daniel Alarcón, Claudia, Piñeiro, Camilo Jiménez y más
Colección: Hispánicas
Formato: 15 x 24 cm
Páginas: 304
ISBN: 978-161-435-529-8
PVP: $39.000

¿Cómo nació este proyecto?
Extracto del prólogo

Por Diego Fonseca y Aileen El-Kadi Como escritores y lectores contemporáneos, nuestras referencias del mundo nos llegan no solamente del contacto con otras culturas o de la lectura de textos escritos. Somos devoradores de la cultura tecnológica. Blogs, Twitter, Facebook, periodismo online, e-books; proyectos y diálogos intercontinentales hacen parte de nuestra cotidianidad. Sabemos del mundo no sólo por lo que nos cuentan, sino por cómo nos lo cuentan.


Es en ese contexto de intercambios de información y opiniones, de debates y cuestionamientos que surgió la pregunta: ¿Qué representan los Estados Unidos para los latinoamericanos hoy en día?, ¿Cómo se construye el imaginario del gran imperio norteamericano?, ¿Existen denominadores comunes que conforman estas visiones?, ¿Hay un consenso en relación a la valorización de su sociedad, su política y economía?, ¿Cómo confluyen las visiones de quienes viven allí y quienes nunca visitaron el país?

El principal objetivo de estas crónicas es reafirmar estas contradicciones, ofrecer un tapiz de múltiples hilos que conforman la diversidad de ese imaginario.

Los autores de estos textos socializan con sus lectores reconociendo que pertenecen a grupos distintos y diversos; los une el saberse latinoamericanos. Aunque, claro, es justamente éste, uno de los disparadores de las polémicas que presentan estos textos. Ya no hay identidades. Hay identificaciones. Ni grandes narrativas, sino trozos de ideales destrozados. Son otros los cuestionamientos. Otras nuestras ficciones y verdades.

Estas crónicas exhiben el modo en que las delimitaciones anteriores se fundieron, se demarcaron, para dar lugar a lo híbrido, a lo deformado. Nos han quedado naciones desajustadas, y estos cronistas retratan tales desajustes, filtrándose por las roturas y grietas de los discursos personales y públicos, donde la fascinación y el rechazo por una nación demasiado conocida pero extrañamente imposible de ser explicada o descrita, habitan.

Todos hemos sido tocados directa o indirectamente por los Estados Unidos. Desde dentro o desde fuera. Pero no hay modo de escapar a su imaginario.

Estas crónicas son los relatos de nuestra microhistoria americana contemporánea. Donde las eternas migraciones, la violencia, las partidas y los regresos, el éxito y la derrota, los cruces lingüísticos y culturales, el racismo y la xenofobia deben cohabitar por momentos dentro de una gran narrativa, que ha dejado, definitivamente, de ser utópica y permanecerá siempre incompleta. Esas fronteras definen coexistencias o separaciones. Dibujan esa invisible línea entre un ellos y un nosotros.

La obra
Un inmigrante sin documentos se burla del sistema y se gradúa con honores. Una vieja cantante de tangos busca otro cuarto de fama mientras desinfecta excusados en Miami. Una batalla de clases en una quesería donde todos están armados con cuchillos. Un gringo que defiende a latinos pobres que lo van a traicionar. Una mujer y su amante ven por la tele la caída de las Torres Gemelas mientras especulan si el esposo murió en el ataque. Migrantes que ya no pertenecen a ninguna tierra, sino a todas.

La Historia con H mayúscula, como registro y memoria universal, no tiene sentido por sí misma; son solo fragmentos de una narrativa invisible, impersonal, evidencias del pasado. Los veinticuatro cronistas que participan en Sam no es mi tío no creen en la Historia con mayúscula ni se fían de lo oficial ni se dejan arrinconar en los márgenes. Cruzan, diariamente, los centros y sus orillas. Pasan por encima de los límites y fronteras que fueron dibujados por esa Historia. Para ellos la realidad está compuesta por millones de historias en minúsculas, como las suyas, que conforman nuestras sociedades. Narrarlas es, finalmente, dar sentido a esos fragmentos abstractos, hacer visible lo invisible.

En Sam no es mi tío, escritores, periodistas, y académicos latinoamericanos se propusieron narrar América. Las Américas, sus Américas. Desordenar los discursos oficiales que hablan de las relaciones entre la América Latina y la América de los Estados Unidos, entre latinos y gringos, entre legales e ilegales, entre primer y tercer mundo.

El lector de estas crónicas va a acompañar trayectos tan fascinantes como familiares. Se acercará a mundos bajos de los que ya escuchó hablar alguna vez. Reirá y sufrirá con los protagonistas de historias reales, tan reales como las de aquel amigo, aquella prima, aquel padre que se fue al Norte, pero nunca contó qué pasó por allá.

Estas crónicas son los relatos de la microhistoria americana contemporánea. Donde las eternas migraciones, la violencia, las partidas y los regresos, el éxito y la derrota, los cruces lingüísticos y culturales, el racismo y la xenofobia cohabitan dentro de un relato que permanecerá siempre incompleto.



Sarah Lee Méndez

Directora / Jefe de Prensa / Editora Contenido / Fotógrafa / Twitters: @AnastasiaLeeEdi @revistawhatsup @ / Instagram @sarahleefotografia

Con más de una década de experiencia en relaciones públicas, manejo de redes sociales, CM, diseño de Blogs, fotógrafa para eventos.

Suscribete vía Email / Es importante para nosotros!

 

VISITA OTRAS SECCIONES

  • Copyright © Carreta Literaria - Whats Up™ REVISTA WHATS UP.
    / AFICIONES COLOMBIA DISEÑO SARAH LEE